Los sufrimientos de ahora no son nada…

Pues considero que los sufrimientos de ahora no se pueden comparar con la gloria que un día se nos manifestará.

San Pablo (Romanos 8,18)