Lo que no estaba en mi plan…

Lo que no estaba en mi plan, estaba en el plan de Dios. Y cada vez que me sucede algo así, tanto más viva se convierte dentro de mí la convicción de que – visto desde Dios- no existe la casualidad.

Santa Edith Stein