Me parecen muy lógicas tus ansias de que la humanidad entera conozca a Cristo. Pero comienza con la responsabilidad de salvar las almas de los que contigo conviven, de santificar a cada uno de tus compañeros de trabajo o de estudio…. -Esta es la principal misión que el Señor te ha encomendado.

953 Surco. San Josemaría Escrivá de Balaguer